Cinco malos habitos que enferman tu piel.

Nuestro estilo de vida y los hábitos del día a día pueden ser la diferencia entre un resplandor saludable o las arrugas extra mostrando a través. Les comparto 5 malos hábitos que nos impiden tener la piel clara, juvenil y resplandeciente que queremos. Lo primero es estar comprometido a comer limpio y usar un cuidado natural de la piel, probablemente seas culpable de al menos uno de estos hábitos saboteadores de la piel:

1. Comer el exceso de azúcar:

Un estudio de 2013 sobre la conexión entre el azúcar en la sangre y el envejecimiento encontró que los participantes que tenían niveles más altos de azúcar en la sangre también fueron calificados como buscando mayores. ¡El azúcar los envejecía! Ya hay tantas razones para evitar el azúcar (especialmente los azúcares procesados como jarabe de maíz de alta fructosa), por lo que este es sólo uno más para la lista. Tener su azúcar en la sangre en constantes altos y bajos y luego caer en un ciclo malsano se mostrara en su piel.

2. Dormir en fundas de almohada lavadas con detergente de lavandería tóxico

Si duerme lo suficiente, está gastando 1/3 de su vida con la cara descansando sobre una almohada. Piense en los ingredientes en el detergente que usa. ¿Quieres tu rostro junto a esas sustancias químicas durante 1/3 de tu vida? Su piel (y la salud en general) pueden beneficiarse de cambiar a un detergente de ropa natural. Trate de evitar los detergentes con fragancia (que es información de propiedad y por lo tanto los ingredientes reales no figuran en la etiqueta) y abrillantadores (estos productos químicos permanecer en la tela después de que se lavan). Además, alejarse de las hojas de secadora cargadas de químico!

3. Uso de maquillaje antinatural

No hay nada malo con querer mirarte mejor, pero poniendo en su rostro, el rubor, el corrector, y el maquillaje del ojo diario podría estar haciendo su piel menos sana. La mayoría de las marcas de maquillaje utilizan ingredientes que no sólo no promueven una tez radiante, pero que en realidad pueden comprometer su salud. La lista de lo que hay que evitar es tan largo que no intentaremos cubrirlo hoy, pero favorecer el maquillaje mineral natural es una buena regla para evitar estos ingredientes tóxicos.

4. No exfoliante  Este es bastante simple.

El exfoliante elimina las células muertas de la piel, abriendo los poros y ayudando a absorber los sueros y aceites naturales. A medida que envejecemos, nuestra tasa de rotación celular disminuye, por lo que exfoliantes se vuelve aún más importante. No se salte esta parte importante de su rutina de cuidado de la piel! Un par de veces a la semana, use un exfoliante facial después de limpiar su cara, a continuación, siga con la crema hidratante favorito de su piel.

5. Comer comidas procesadas

A veces la conveniencia nos llama, pero no podemos esperar que nuestra piel brille cuando la estamos alimentando con mucho sodio, conservantes y aditivos nutritivos sintéticos que en realidad no podemos absorber. Realmente nutrirse con su comida. Incorporar batidos verdes y ensaladas de temporada en su dieta diaria. Disfrute de generosas porciones de verduras cocinadas y crudas todos los días, además de algunas frutas, y su piel le agradecerá.

Advertisements

Vive en armonía contigo

Habla.

 Así como conversas con tus amigos, habla con el alma que eres tú y que se esconde en tu cuerpo. Conversa todos los días contigo. Háblate de tus nuevos retos y de tu propósito en vida. Conversa sobre tus valores y charla sobre las relaciones. Todos los días, tómate un tiempo para armonizar tu ser interior. En la medida en que estás en armonía adentro, naturalmente estarás en armonía externamente. Es una cuestión de simplemente considerarte el alma y no el cuerpo. El alma, sutil y espiritual, pero que es la parte viva y real.

Afirmaciones para tratar el sobrepeso

 Image result for LOUISE HAY

Como leerás a continuación Louise  Hay opina que el sobrepeso responde a una necesidad de protección y que al acumular grasa respondemos a nuestro deseo inconsciente de estar a salvo. Sin duda es una visión diferente que nos reta a probar qué hay de cierto en ello. Te propongo que leas con atención el siguiente texto y te conectes con tu interior, quizá encuentres que todo cobra sentido y hagas descubrimientos fascinantes del porqué no has podido bajar de peso a pesar de los muchos intentos que has realizado.

O por el contrario, puedes determinar que este mecanismo no opera en ti. De cualquier manera, ésta es una lectura muy recomendable por lo valioso de su intención. Los enunciados en negritas representan las afirmaciones que necesitamos decirnos sinceramente para liberarnos .

SOBREPESO

 Si tenemos algún hábito compulsivo, cualquiera que éste sea, en vez de pensar en lo terribles que somos, démonos cuenta de que no lo tendríamos si en nuestra conciencia no hubiera la necesidad de tenerlo.

 

Estoy a salvo y seguro en mi mundo

 El exceso de peso siempre ha significado protección. Cuando te

sientes inseguro o asustado, te aíslas con esa protección. Te

pasas la vida enfadado contigo mismo por ser gordo, y cuando

comes te sientes culpable.

El peso no tiene nada que ver con la

comida. En tu vida está pasando algo que te hace sentir

inseguro. Puedes pasarte veinte años peleando con la grasa, y

seguirás siendo gordo porque no habrás abordado la verdadera

causa. Haz a un lado el problema del peso y trabaja primero en

el otro problema… en la pauta que expresa: «Necesito

protección, me siento inseguro».

No te enfades por tu exceso

de peso; no olvides que las células responden a nuestras

pautas mentales. Cuando tu necesidad de protección

desaparezca, cuando empieces a sentirte seguro, la grasa se irá

disolviéndose por sí sola. Empieza a decir: «Yo solía tener

problemas de peso», y empezará a cambiar la pauta. Lo que hoy

decidas pensar, irá creando tu nueva figura del mañana.

Generalmente, las personas que huyen de sí mismas necesitan algún tipo de adicción para llenar su espacio interior.

 

Estoy dispuesto a liberarme de mis miedos

 Si tienes problemas de peso, puedes tener toda la fuerza de

voluntad y toda la disciplina del mundo, y seguir toda clase de

dietas; puedes ser realmente fuerte y pasarte meses sin comer

un bocado más de lo que deberías comer. Lamentablemente, en

el momento en que la fuerza de voluntad y la disciplina te fallen,

el exceso de peso volverá, porque no te habrás ocupado del

verdadero problema, sino sólo de su efecto externo.

Con el peso,

el verdadero problema es generalmente el miedo; fabricas

grasa para protegerte. Puedes pasarte la vida entera peleándote

con la grasa y sin llegar nunca al verdadero problema. Hasta

puedes morirte creyendo que no has sido una persona válida

porque no pudiste perder peso. Sin embargo, tu necesidad de

seguridad podría satisfacerse de manera más positiva, y

entonces el exceso de peso desaparecería por sí solo.

 

Repite: «Me dispongo a liberarme de la necesidad de tener problemas de peso. Me dispongo a liberarme del miedo. Me dispongo a liberarme de la necesidad de esta forma de protección. Estoy a salvo».

 

Louise Hay

 

Consejos para un matrimonio feliz.

Tal vez tu matrimonio es un mar de la felicidad, aunque a veces sientes que quieras ahorcar a tu cónyuge. No importa cuánto tiempo hayas estado casado. A continuación te comparto 25 consejos matrimoniales que pueden ayudarte a ti y a tu cónyuge a disfrutar de la felicidad conyugal.

  1. No seas un mártir. Aprende a comunicar tus necesidades. Por ejemplo: “Estoy a punto de desmayarme, ¿podrías hacer dormir a los niños esta noche?”
  2. Si te quejas todo el tiempo, tu cónyuge dejará de prestarte atención y después intentará evitarte.
  3. Alienta a tu pareja con cumplidos sinceros; nunca, nunca lo critiques, solo usa palabras positivas.
  4. Sé alegre y ten un buen sentido del humor. Aprendan a reír juntos y disfrutar del tiempo en pareja.
  5. Decidan cómo manejar las cuentas del hogar. Sean prácticos y estén dispuestos a discutir abierta y libremente las finanzas sin ocultar nada. Comprométanse a pagar todas sus deudas y a aprender a vivir de acuerdo a sus ingresos.
  6. No guardes rencor. Sé el primero en decir que lo sientes, incluso cuando sea difícil tragarte tu orgullo. Haz un esfuerzo para suavizar la situación. Pon tu matrimonio y los sentimientos de tu cónyuge en primer lugar.
  7. Hazle una carta de amor a tu pareja de vez en cuando, sin ninguna razón en particular.
  8. Ama a tu cónyuge por completo. Tal vez tu esposa tenga canas y algunas arrugas, o tu esposo sea calvo y esté un poco pasado de peso. Aprende a valorar a tu pareja por quién es y permanece fiel a su compromiso matrimonial.
  9. Demuéstrale a tus hijos que tu matrimonio está primero que ellos: Cuando tus hijos noten tu devoción y respeto por el otro, el sentido de seguridad de tus hijos aumentará.
  10. Salgan juntos a solas una vez a la semana.
  11. Ayuda a que tu pareja se sienta lista para tener intimidad. Tener intimidad en el matrimonio es algo muy especial. Ayuda con los quehaceres del hogar y a acostar a los niños antes de intentar estar a solas con tu pareja.
  12. No critiques a la familia de tu cónyuge, no importa que tan “especiales” puedan ser. El quejarte con tu cónyuge acerca de su familia puede causar mucha fricción.
  13. Oren juntos: Consideren a Dios como el tercer socio en vuestro matrimonio.
  14. Tiende la cama. Llena el tanque del auto con gasolina. Cuelga la toalla húmeda. Recuerda que la cortesía es amor en acción.
  15. No hables mal de tu cónyuge con otros. Compartir información personal o íntima, o quejarte de tu marido con tus amigos es inapropiado y una violación de la confianza.
  16. Cuida de ti mismo y de tu aspecto personal. El hecho de estar casado no te da permiso para que te vistas como un vagabundo. Haz un esfuerzo para verte presentable para tu cónyuge.
  17. Deja que tu pareja duerma. Toma un turno extra si hay un recién nacido, levántate a contestar esa llamada telefónica en la noche y no tires la puerta cuando salgas por la mañana.
  18. Escucha los problemas de trabajo de tu cónyuge.
  19. Recuerden que ustedes están en una asociación de igualdad. Eso significa que los dos tienen voz y voto en la crianza de los hijos, decidir si comprar un auto nuevo, asuntos del hogar y otras decisiones importantes.
  20. Reserva tus coqueteos para tu pareja. No coquetees con su mejor amigo.
  21. Recuerda siempre los aniversarios y cumpleaños. Felicita a tu cónyuge incluso solo con una simple nota o tarjeta, si se te olvida, trata de disculparte y enmienda el error de manera sincera.
  22. Ámate a ti mismo. Tal vez no se vean como supermodelos de 25 años. No te preocupes por los años o por un cuerpo imperfecto, tu esposo te eligió. La confianza en sí mismos en sí les hace atractivos.
  23. No guardes secretos. Pequeños secretos -como un chocolate escondido- está bien; pero secretos grandes, como que has llegado al límite de tu tarjeta de crédito, no es un secreto que de deba guardar.
  24. No te hagas amigo de tu exnovias(os) en Facebook. No pongas en peligro la confianza de tu matrimonio por reavivar un viejo romanticismo a través de las redes sociales; esta es ahora la causa principal de divorcios.
  25. Hablen mucho: tengan una comunicación frecuente, compartan sus novedades y pregunten por el día de cada uno.En pocas palabras, los actos desinteresados te darán un matrimonio feliz. Siempre pon a tu cónyuge en primer lugar en tu vida.