Cinco malos habitos que enferman tu piel.

Nuestro estilo de vida y los hábitos del día a día pueden ser la diferencia entre un resplandor saludable o las arrugas extra mostrando a través. Les comparto 5 malos hábitos que nos impiden tener la piel clara, juvenil y resplandeciente que queremos. Lo primero es estar comprometido a comer limpio y usar un cuidado natural de la piel, probablemente seas culpable de al menos uno de estos hábitos saboteadores de la piel:

1. Comer el exceso de azúcar:

Un estudio de 2013 sobre la conexión entre el azúcar en la sangre y el envejecimiento encontró que los participantes que tenían niveles más altos de azúcar en la sangre también fueron calificados como buscando mayores. ¡El azúcar los envejecía! Ya hay tantas razones para evitar el azúcar (especialmente los azúcares procesados como jarabe de maíz de alta fructosa), por lo que este es sólo uno más para la lista. Tener su azúcar en la sangre en constantes altos y bajos y luego caer en un ciclo malsano se mostrara en su piel.

2. Dormir en fundas de almohada lavadas con detergente de lavandería tóxico

Si duerme lo suficiente, está gastando 1/3 de su vida con la cara descansando sobre una almohada. Piense en los ingredientes en el detergente que usa. ¿Quieres tu rostro junto a esas sustancias químicas durante 1/3 de tu vida? Su piel (y la salud en general) pueden beneficiarse de cambiar a un detergente de ropa natural. Trate de evitar los detergentes con fragancia (que es información de propiedad y por lo tanto los ingredientes reales no figuran en la etiqueta) y abrillantadores (estos productos químicos permanecer en la tela después de que se lavan). Además, alejarse de las hojas de secadora cargadas de químico!

3. Uso de maquillaje antinatural

No hay nada malo con querer mirarte mejor, pero poniendo en su rostro, el rubor, el corrector, y el maquillaje del ojo diario podría estar haciendo su piel menos sana. La mayoría de las marcas de maquillaje utilizan ingredientes que no sólo no promueven una tez radiante, pero que en realidad pueden comprometer su salud. La lista de lo que hay que evitar es tan largo que no intentaremos cubrirlo hoy, pero favorecer el maquillaje mineral natural es una buena regla para evitar estos ingredientes tóxicos.

4. No exfoliante  Este es bastante simple.

El exfoliante elimina las células muertas de la piel, abriendo los poros y ayudando a absorber los sueros y aceites naturales. A medida que envejecemos, nuestra tasa de rotación celular disminuye, por lo que exfoliantes se vuelve aún más importante. No se salte esta parte importante de su rutina de cuidado de la piel! Un par de veces a la semana, use un exfoliante facial después de limpiar su cara, a continuación, siga con la crema hidratante favorito de su piel.

5. Comer comidas procesadas

A veces la conveniencia nos llama, pero no podemos esperar que nuestra piel brille cuando la estamos alimentando con mucho sodio, conservantes y aditivos nutritivos sintéticos que en realidad no podemos absorber. Realmente nutrirse con su comida. Incorporar batidos verdes y ensaladas de temporada en su dieta diaria. Disfrute de generosas porciones de verduras cocinadas y crudas todos los días, además de algunas frutas, y su piel le agradecerá.

La importancia de la risa

 wp-1484978177016.jpg

En momentos de estrés, ansiedad y preocupación, la risa, o incluso una simple sonrisa, nos puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo y a fortalecer nuestra salud

Sin nunguda duda, actualmente la risa no recibe la importancia y atención que se merece, puesto que es algo que, a pesar de todo, no trasciende para convertirse en un imprescindible cada día.

Posiblemente nuestro nivel de vida y el ritmo que llevamos cada día nos obliga a ser compañeros del estrés y, en una menor medida, de la ira y agresividad. Pero, ¿qué logramos con esto

Vivimos en una época en la que el ritmo de vida es bastante rápido y en algunos casos no contamos con el tiempo suficiente (aunque en ocasiones solo se convierta en una excusa más). No obstante, hay ciertos aspectos intrínsecos del ser humano que no se pueden olvidar, especialmente porque son ellos los que, a la larga, nos dan un beneficio.

Aunque no lo creamos, soltar una carcajada o simplemente mostrar una gran sonrisa, en definitiva, el simple hecho de reír nos permite combatir situaciones de dolor y tristeza que nos viven afectando cada día. A su vez, nos permiten mostrarle a los que nos rodean que nos sentimos alegres, felices o, simplemente, agradecidos.

Si bien es cierto que la risa es un proceso biológico que libera endorfinas en nuestro cuerpo, se ha comprobado que un “flujo” constante de esta puede significar un gran beneficio para nuestra salud.

Asimismo, más allá de un beneficio en nuestra salud, la risa se convierte en la forma ideal para mejorar las relaciones interpersonales y sobre todo, la imagen que reflejamos al mundo de nosotros mismos.

Amargados, felices, tristes, serios, inexpresivos… Todo radica en ti.

¿Por qué deberíamos reírnos?

Todo lo que ocurre en nuestro cuerpo es el resultado de un complejo, maravilloso y perfecto proceso psicológico, fisiológico y neurológico.

Así como el llanto y la tristeza nos debilitan, nos baja el ánimo y nos hacen pensar que las cosas no tienen sentido, la risa hace todo lo contrario. Llega incluso a manejar una incidencia directa en nuestro sistema inmunitario.

Además, con la risa también obtenemos otros beneficios:

  • Nos ayuda a superar la depresión y la ansiedad.

Cuando reímos nuestro cuerpo se encarga de regular los niveles de serotonina, endorfinas, oxitocina y dopamina. Estas sustancias son fundamentales para mejorar nuestro estado de ánimo.

  • Ayuda a reducir el estrés.

Sin ninguna duda, el estrés afecta ferozmente a nuestra salud, ya que debilita el sistema inmunitario, aumenta la presión arterial, los problemas cardíacos y musculares. Sin embargo, acá es donde la risa desempeña un papel fundamental e importante, ya que fortalece nuestra salud.

  • Aumenta la creatividad

Cuando nos reímos se estimula la producción de catecolaminas, las sustancias implicadas en mantener nuestro cerebro en un aura creativa y despierta.

  • Nos permite ser más receptivos

El humor está ligado íntimamente con nuestro estado emocional. Por esta razón, cuando estamos felices podemos mantener una relación más cómoda y amena con las demás personas.

Lo importante es, y siempre será, reír y sonreír cada día, sin dejar perder la oportunidad de mejorar nuestra vida y nuestra salud, además de mantener un excelente ambiente y relación con absolutamente todo lo que nos rodea.

¡No dejes que nada te haga perder una risa!

 

 

Cinco pasos para conseguir sentir paz.

Todo esto provoca, que de vez en cuando suframos algún que otro cuadro de estrés o ansiedad, que lo único que consiguen es que la situación empeore. Por ello, les recomendamos que te tomes un “break” en tu vida, priorices tus necesidades y te relajes un poco a través de cinco simples pasos. ¿Quieres conocerlos? Pues sigue leyendo a continuación. Seguro que harán que tu vida sea mucho más placentera.

  1. Preocupaciones

Esto es algo que mucha gente pasa por alto, pero es uno de los factores más importantes para sentirse mejor con uno mismo. Cada vez que te veas desbordado por todo tipo de frentes abiertos (trabajo, pareja, hijos etc…) intenta delimitar el problema en sí y ver si tiene solución (que seguro que lo tiene). De esta forma conseguirás focalizar tu atención en lo que realmente te preocupa, para que después le busques una forma de solucionarlo. Muchas veces te darás cuenta de que es más fácil de lo que parece y que el problema tampoco es “para tanto”.

  1. Respiración

Es importante mandarle órdenes a tu cuerpo de que todo está bien. Y es que cuando sufrimos de ansiedad o de estrés, nuestro ritmo cardíaco aumenta y respiramos más activamente. Esto provoca una situación de malestar o fatiga general. Ante esto, lo único que tienes que hacer es respirar profundamente y relajarte un poco. Una buena forma de hacerlo es ponerte la mano en el estómago y contar las respiraciones. Así sentirás como una sensación de placer y bienestar recorre tu cuerpo.

  1. Pensamientos positivos

¿Qué mejor forma de sentirse bien con uno mismo que pensarlo e imaginarlo? Y es que si “inundas” tu mente de positivismo y de pensamientos optimistas, quizás esto te ayude a sentirte mejor a corto plazo. Imaginate a ti mismos en una playa del caribe, en pleno verano, y sin preocupaciones. ¡Seguro que te vas a sentir bien!

  1. Ejercicio y movimiento

Puede sonar paradójico que para que puedas relajarte, tengas que moverte un poco. Sin embargo, te decimos que esto es completamente cierto. Intenta hacer un poco ejercicio a través de tu deporte favorito y de forma asidua. De esta forma conseguiras “desconectar” de tus problemas mientras te pones en forma para el verano.

  1. Concilia el sueño

Una de las formas de que tanto el estrés como la ansiedad se manifiesten, es  través del insomnio. Muchas personas no pueden dejar de pensar en sus problemas y en todo lo que tienen que hacer, y de ahí que no puedan descansar tanto el cuerpo y la mente a la hora de irse a dormir. Si perteneses a este grupo, te recomendamos que antes de irte a la cama, tomes un té de hierbas caliente (como tilo) para así conciliar mejor el sueño.